Momo, una historia sobre el tiempo.

2

December 28, 2013 by Quiahuitzin

momo.preview

Pues bien, esta es la historia de Momo, una niña que aparece de repente en un barrio pobre de las afueras de una gran ciudad. Ni ella misma sabe de donde a salido. Se queda a vivir en las ruinas de un anfiteatro, donde sus vecinos la cuidan entre todos con lo que pueden. Esta es una niña muy especial, tiene la capacidad de escuchar, sabe escuchar a los demás de forma que al contarle las cosas a Momo, las ideas se esclarecen y los problemas hallan fácil solución. Tiene dos amigos principales, Beppo Barrendero y Gigi Cicerone, cada cual opuesto. Gigi es un gran inventor de historias, cuenta fantasticos y disparatados relatos a diestro y siniestro, y se gana la vida como puede. Beppo, como su nombre indica, es un barrendero, tranquilo, hace todo sin prisas, y mesura mucho las palabras antes de hablar.

Cuando barría las calles lo hacía despaciosamente, pero con constancia; a cada paso una inspiración, y a cada inspiración una barrida. Paso – inspiración  -barrida. Paso – inspiración – barrida. De vez en cuando, se paraba un momento y miraba pensativamente ante sí. Después proseguía paso – inspiración – barrida.

momo__gigi_and_beppo__by_gigei-d5bawuy

Un día, la ciudad comienza a ser silenciosamente por los hombres grises, unos seres que convencen a los hombres para ahorrar su tiempo, en ingresarlo en sus depósitos, donde, realmente, el tiempo les es robado por estos cenicientos seres. Poco a poco la ciudad empieza a convertirse en un lugar gris, donde todo el mundo va con prisas, nadie tiene tiempo para disfrutar, para divertirse, todo gira entorno al ahorro del tiempo. Ya no hay tiempo para cuidar a los niños, jugar, leer, amar… Hasta algunos de los amigos de Momo son abducidos en esta ola. Un día Momo tiene un encuentro con un hombre gris, que la intenta convencer en vano, de hecho, por la forma de escuchar que tiene Momo, este le rebela su verdadera identidad, los planes de los hombres grises.

Y de repente, Momo empezó a oír su verdadera voz:

-Tenemos que permanecer desconocidos -oyó como de muy lejos- , nadie ha de saber que existimos y qué estamos haciendo… Nosotros nos ocupamos de que nadie pueda retenernos en la memoria… Solo mientras nos mantengamos desconocidos podremos hacer nuestro negocio… un negocio difícil, sangrarles el tiempo a los hombres hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo… porque todo el tiempo que ahorran lo pierden… nosotros nos los quedamos… lo almacenamos… lo necesitamos… lo ansiamos… ¡Ah, no sabéis lo que significa vuestro tiempo! … pero nosotros lo sabemos, y os lo chupamos hasta la piel… Y necesitamos más… cada vez más… porque nosotros también somos más… cada vez más… cada vez más…

Las ultimas palabras las había dicho el hombre gris casi con un estertor, pero ahora se tapó la boca con las dos manos. Los ojos se le salían de las órbitas y miraba fijamente a Momo.

momoA partir de este momento empieza la lucha entre los hombres grises y Momo… Momo, Gigi, Beppo… intentan avisar al resto de los hombres, pero todos están muy ocupados, nadie les hace caso. Cuando los hombres grises van a por Momo, esta encuentra a una tortuga, que le pide que la siga, y la conduce por toda la ciudad, por todo tipo de recovecos y callejuelas hasta la casa del Maestro Hora. Allí conoce a este personaje, que se encarga de repartir el tiempo a los hombres, hace el trabajo de vida y muerte, es un ser atemporal, al igual que la susodicha tortuga, Casiopea. Invita a Momo a merendar, y la muestra el mecanismo de funcionamiento del tiempo, las flores horarias… también tratan el problema de los hombres grises.

Era una flor de belleza tal, que Momo no la había visto nunca. Parecía componerse solamente de colores luminosos. Momo nunca había sospechado que esos colores siquiera existieran. El péndulo se detuvo un momento sobre la flor y Momo se ensimismó totalmente en su visión, olvidando todo lo demás. El aroma le parecía algo que siempre había deseado sin saber de que se trataba.

Pero entonces, muy lentamente, el péndulo volvió a oscilar hacia el otro lado. Y mientras poco a poco, se alejaba, Momo vio, consternada, que la maravillosa flor comenzaba a marchitarse. Una hoja tras otra caía u se hundía en la negra profundidad. Momo lo sentía con tal dolor, como si desapareciera para siempre de ella algo totalmente irrepetible.

 

Momo se queda en casa de Maestro Hora un tiempo, hasta que asimila el concepto y belleza de las flores horarias, y para cuando regresa al anfiteatro, todos sus amigos, están controlados por los hombres grises… Momo los busca, intenta hablar con ellos, sin éxito, y los hombres grises la ofrecen un trato que ella no acepta, vuelve a la casa del Maestro Hora, los hombres grises la persiguen, la situación es insostenible ahora ¿que ocurrirá? ¿como recuperará Momo a sus amigos y devolverá todo el tiempo a los hombres?

-¿Qué enfermedad es ésa?

-Al principio a penas se nota. Un día ya no se tiene ganas de hacer nada. Nada le interesa a uno, se aburre. Y esa desgana no desaparece, sino que aumenta lentamente. Se hace peor de día en día, de semana en semana. Uno se siente cada vez más insatisfecho con uno mismo y con el mundo. Después desaparece incluso este sentimiento y ya no se siente nada. Uno se vuelve totalmente indiferente y gris, todo el mundo parece extraño y ya no importa nada. Ya no hay ira ni entusiasmo, uno ya no puede alegrarse ni entristecerse, se olvida de reír y llorar. Entonces se ha hecho el frío dentro de uno y ya no se puede querer a nadie. Cuando se ha llegado a este punto, la enfermedad es incurable. Ya no hay retorno. Se corre de un lado para otro con la cara vacía, gris, y se ha vuelto uno igual que los propios hombres grises. Se es uno de ellos. Esta enfermedad se llama aburrimiento mortal.

Este libro habla del tiempo, del valor que le damos a este, cuando lo economizamos, lo ahorramos para ¿qué?. Realmente ¿qué es el tiempo? hoy en día nuestras vidas van muy deprisa, y no tenemos tiempo ni de parar a pensar sobre el propio tiempo, que no es solo para trabajar, ganar, comprar… es nuestra vida, y  la vida se disfruta, el tiempo es para “biengastarlo” con los amigos, la familia, jugando, riendo… si no ¿qué son nuestras vidas? Una estresante carrera a ningún lado.

Por otra parte esta la lucha de Momo, una niña indefensa, inocente, que con esta autenticidad, esa inocencia, se enfrenta a los hombres grises y logra derrotarlos. Representa la lucha del pequeño individuo contra la gran entidad organizada… y su victoria…

momo-hombres-grises

La verdad es que a pesar de ser una novela bastante corta he tardado mucho tiempo en leerla, pero ha merecido la pena, a fin de cuentas, dispongo de este tiempo ¿verdad?. No es extensa ni pesada, simplemente he tardado, pues no se por qué, no tenía tiempo de leer (¡que ironía!) Pero en serio, es buena, y tiene reflexiones muy interesantes sobre el tiempo y su empleo, así que, ¡una buena forma de emplearlo, se lo digo yo, leyendo este libro!

 

 

Advertisements

2 thoughts on “Momo, una historia sobre el tiempo.

  1. Anabel says:

    Tengo este libro pendiente desde hace un tiempo, a ver si lo leo pronto porque parece interesante.

  2. […] Quiahuitzin. (2013). Momo, una historia sobre el tiempo.. [online] Available at: https://quiahuitzin.wordpress.com/2013/12/28/momo-una-historia-sobre-el-tiempo/ [Accessed 25 Jun. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: