El club Dumas, mosqueteros y demonios de carne y celulosa.

3

September 20, 2015 by Quiahuitzin

descarga

El fogonazo de la luz proyecto la silueta del ahorcado en la pared. Colgaba inmóvil de una lámpara en el centro del salón…

Punto de inicio de la novela. Porque hay inicios que marcan como Boris Balkan dice, y este es el inicio de esta trama, brillante novela de Pérez-Reverte. Lucas Corso es nuestro protagonista, mercenario bibliotecas, sonrisa de conejo que se ve envuelto en un delirante trabajo en relación con dos obras. El manuscrito original del capitulo cuarenta y dos de Los tres mosqueteros de Dumas y otro antiquísimo libro para invocar al diablo; Las nueve puertas.

He de admitir que, evocado así Corso parece desprovisto del menor atractivo. Y sin embargo, ateniéndonos al rigor con el que narro esta historia, debo precisar que su desmañada apariencia, justo en aquella torpeza que podía ser -ignoro como lo conseguía- cáustica y desamparada, ingenua y agresiva al mismo tiempo, acechaba en eso que las mujeres llaman gancho y los hombres simpatía. Positivo sentimiento que se esfuma cuando nos palpamos el bolsillo para comprobar que acaban de quitarnos la cartera

pic_33

Interesante personaje que Reverte, en boca del ya mencionado Boris Balkan nos describe lleno de matices durante toda su aventura en la que al igual que él nos encontramos confusos e intentando atar cabos que parecen no encajar. Nos sumergimos en un mundo de fantasía donde la lógica es otra. Y el desenlace… el desenlace es, bastante curioso.

Fue usted quien lleno por su cuenta los espacios en blanco, del mismo modo que si esto fuera una novela construida a base de trampas y Lucas Corso un lector que se pasa de listo… Nadie le dijo en ningún momento que las cosas ocurriesen como usted creía. Por eso la responsabilidad es solo suya amigo mío…El verdadero culpable es su exceso de intertextualidad, de conexión entre demasiadas referencias literarias.

tresmosqueteros_grandeLa novela esta llena de referencias literarias… la mayoría a otras novelas que no conozco del todo: Los tres mosqueteros (que por ejemplo conozco un poco en la pantalla), El diablo enamorado, Scaramouche de Sabatini, Sherlock Homes y otras tantas. Y la historia se vuelve una historia que absorben otras historias… y al igual que Corso acabamos confundiendo realidad y ficción. A mi sinceramente, me pasa a pequeña escala, sacar a mi vida los patrones de los libros, por eso el libro me ha parecido muy curiosos en ese sentido.

Escuche Corso: ya no hay lectores inocentes. Ante un texto cada uno aplica su propia perversidad. Un lector es lo que antes ha leído, más el cine y la televisión que ha visto. A la información que le proporcione el autor siempre añadirá la suya propia. Y ahí esta el peligro: el exceso de referencias que puede haberle fabricado usted a un adversario equivocado, irreal.

El libro es bastante largo, me lo empecé a leer hace una semana, suponiendo que, ahora que se acaban las vacaciones iría mas lenta y me duraría hasta Navidad. Pero no, en esta ultima semana de vacaciones me lo he devorado entero. Con tranquilidad, café y música en el sofá y estas lluvias tempranas de septiembre. Todo muy otoñal, al igual que el libro… así que considero el libro y la semana como la transición del verano que caduca y el otoño que llega.

1228524611_850215_0000000000_sumario_normalMe ha gustado mucho también la forma de escribir de Pérez-Reverte. No se por qué, pero últimamente le presto muchísima atención a la forma. No se si es que porque en vez de leer traducciones, intento leer literatura en español y es nuevo que las palabras suenen tan bien y fluyan con tanto ingenio. En Los misterios de Madrid la forma era quizás más sencilla que esta, se trataba de una novela más breve. En El club Dumas sin embargo hay más descripciones minuciosas, como ya he mencionado antes, Reverte define a los personajes llenos de matices, los gestos, movimientos, ambientes… Es una lectura quizás más lenta, pero llena también de belleza.

-¿Qué temes Corso? ¿Que te abrace?… ¿Que el cielo te caiga sobre la cabeza?

-Temo a los caballos de madera, a la ginebra barata y a las chicas guapas, sobre todo cuando traen regalos. Y cuando usan el nombre de la mujer que derrotó a Sherlock Homes.

Habian seguido caminando y se hallaban sobre las planchas de madera del Pont des Arts, La joven se detuvo, apoyándose en la barandilla metálica junto a un pintor callejero que exponía minúsculas acuarelas.

-Me gusta este puente- dijo- No pasan coches. Solo parejas de enamorados, viejecitas con sombrero, gente ociosa. Es un puente con absoluta carencia de sentido práctico.

puente-paris-cortada

El libro me ha gustado mucho. Además me recordaba a una película de estas que echan por la tele los domingos por la tarde y nunca ves completa. Y lo he buscado y si, resulta que hay una película llamada “La novena puerta” dirigida por Polanski en la que Johnny Deep interpreta a Corso que esta basada en el libro. Aunque me extraña que en la película se pueda reflejar toda la profundidad de los personajes, Corso, con sus recuerdos del pasado (que en realidad no tienen nada que ver, pero gracias a los cuales vemos como es y como piensa…), La Ponte, su cobarde y coqueto amigo cuyo libro preferido es Moby Dick… la feroz Liana Taillefer, defensora del personaje de Milady…

ninth006

En conclusión, que el libro me ha gustado. Me he quedado con un montón de citas de este libro y de otros que aquí se mencionan, y al final, tras una semana entre sus páginas, parece que vuelvo a salir al mundo real. Pero el libro queda recomendado. Adiós verano. Hola universidad.

Blasfemó suavemente en voz baja. Habría dado un incunable raro, en buen estado por romperle la cara al responsable de aquel guión absurdo.

31

Advertisements

3 thoughts on “El club Dumas, mosqueteros y demonios de carne y celulosa.

  1. alexpalahniuk says:

    Excelente análisis. Yo, es que tengo debilidad por Reverte, así que, quedarme sólo con un libro suyo, me resulta harto complicado. El Club Dumas es una gran novela. La escribió porque, según él, estaba cansado de todos los que que querían escribir como William Faulkner -ya sabes, hablando mucho, contando poco, aunque adore al americano-. Es una obra que se disfruta mucho, si uno ha leído, sobre todo, la novela del siglo XIX; especialmente, La Cartuja de Parma, o como bien señalas: El Conde de Montecristo. Con tu permiso, me quedo en tu bitácora leyendo; me suscribiré; y si gustas, te dejo la mía, y me dices qué te parece. ¡Un abrazo!

    https://ourgodsaredead.wordpress.com/

    • Quiahuitzin says:

      Muchas gracias. Justo acabo de leer tu entrada sobre “El Conde de Montecristo”, que es el siguiente de mi lista! (Por recomendación de Reverte, por supuesto). Así que me va a venir muy bien ¡Qué casualidad!

  2. […] vuelto a recomendar, había escuchado mil referecias sobre Edmundo Dantés… sobre Dumas… sobre la venganza. Y al final, tuvo que ser. Tuve que agarrar este pedazo de libro y […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: