La doble hélice. Desmitificando genios.

Leave a comment

May 4, 2017 by Quiahuitzin

SexoBacteriasjj

Me lo empecé a leer esta Navidad, porque ya que venían los exámenes… Iba a utilizar los ratos literarios para entrar en materia también… Y a ratos, a días… He tardado muchísimo en leérmelo entre que tenía que estudiar y despistarme (entra dentro del horario), pero la verdad es que a pesar de haber estado tres meses con este libro que perfectamente se podría leer en un par de días…. me ha gustado mucho, y he aprendido mucho… (o al menos ahora me suenan más nombres e historietas)

Un libro genial. No como novela, y quizás para gente fuera de los campos bioquímicos de la ciencia no tanto. Pero sinceramente, para mi, que estudio bioquímica, paso horas en laboratorios y otras tantas en clase escuchando hablar de ácidos nucleicos, proteínas y sus descubridores… una gran obra.

Este libro escrito por James Watson cuenta el día al día de su juventud, vagando de una laboratorio a otro… persiguiendo ideas con pasión… pero sin demasiada formación. Cuenta sobre su asociación con el físico chiflado, Crick en Cambridge y las luchas y rifi rafes que en perspectiva son graciosos de los compañeros y la comunidad científica.

ggg.png

Estos son grandes protagonistas del libro. Se llevaban muy mal… y en parte también se retrata (de forma indirecta) lo difícil que era ser mujer en un laboratorio. Me gustaría haber podido escuchar la versión de Rosalind Franklin de los hechos, pero bueno, al menos me quedaré con el reconocimiento final y disculpa que Watson la hace al final del libro. (A pesar de todas las machiruladas que suelta en el transcurso de la historia)

Sinceramente, Watson y Crick eran un par de chiflados con inteligencia y pasión. Eso es lo que tenían… y la dosis de suerte justa propia de la ciencia. Este libro te hace acercarte a las figuras humanas, dejando de lado el mito del premio Nobel y la trayectoria brillante. No eran eso…

Como bioquímica además, me ha hecho darme cuenta de que Cambridge en los años 40-50 (otra vez en Cambridge desembocan mis pensares… artísticos, literarios, y científicos) fue la cuna de la bioquímica moderna. Tremenda época aquella, tremendo hervidero de ideas…

A la mañana siguiente, al despertarme, me sentí lleno de vida. Mientras me dirigía al Whim, anduve lentamente hacia el puente Clare, contemplando los pináculos góticos de la capilla de King’s College que destacaban sobre el cielo de primavera. Me detuve un instante y miré los perfectos rasgos georgianos del edificio Gibbs, que había sido objeto de una reciente limpieza, y pensé que gran parte de nuestro éxito se debía a los largos periodos tranquilos durante los que paseábamos entre los colleges o leíamos sin interrupción los libros nuevos que llegaban a la librería Heffer. Después de hojear alegremente The Times, me acerqué al laboratorio y vi que estaba Francis, desde luego más pronto de lo normal, y que se dedicaba a dar vueltas a los pares de bases de cartón en torno a una línea imaginaria. Por lo que podía comprobar con el compás y la regla, ambas series de pares encajaban a la perfección en la composición del esqueleto.

man_who_knew_infinity_ver3

Esta es una peli sobre el matemático Ramanujan que ya aprovecho para recomendar. (Tambien transcurre, sorpresa,  en Cambridge)

infinity.png

Y aparece Russell

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: